la isla de moana en la vida real donde queda

Síguenos en insta

En qué isla se basa Moana en la vida real?

«Moana», la aclamada película de Disney, no solo conquistó corazones con su historia y animación, sino que también despertó un fascinante interés por las islas del Pacífico Sur. Si bien la isla de Motunui, hogar de Moana, es una creación ficticia, su nombre evoca sorprendentes similitudes con una isla real cerca de Rapa Nui, también conocida como Isla de Pascua.

La Conexión Polinesia de Moana

La película se inspira profundamente en la cultura y las tradiciones de la Polinesia, una subregión de Oceanía que comprende más de 1,000 islas. Estas islas forman un triángulo imaginario entre Hawái, Nueva Zelanda y la Isla de Pascua (Rapa Nui).

Motunui: Un Eco en Rapa Nui

Curiosamente, existe una isla con el mismo nombre, Motunui, cerca de Rapa Nui. Esta coincidencia ha llevado a especulaciones sobre si los creadores de la película se inspiraron en ella para nombrar la isla natal de Moana. Si bien no hay confirmación oficial, la semejanza de nombres añade una capa adicional de conexión entre la película y la rica herencia polinesia.

Samoa y Tahití: Otras Fuentes de Inspiración

Además de esta intrigante conexión, Samoa y Tahití se presentan como otras posibles inspiraciones para Motunui. Samoa, con sus vibrantes paisajes y cultura marítima, y Tahití, famosa por sus aguas cristalinas y montañas, reflejan aspectos clave del entorno de Moana.

Fiji y Tonga: Reflejos de Motunui

Fiji y Tonga también podrían haber inspirado elementos de Motunui. Fiji es conocida por sus playas paradisíacas y arrecifes, y Tonga mantiene una de las culturas polinesias más puras.

Aunque Motunui de «Moana» es un lugar de fantasía, su esencia se encuentra dispersa en diversas islas reales del Pacífico. La coincidencia de su nombre con una isla cerca de Rapa Nui añade un vínculo emocionante y misterioso. Desde Samoa hasta Tahití, y considerando la intrigante Motunui cerca de Rapa Nui, la Polinesia ofrece un mosaico de destinos que encarnan la magia y el encanto que Disney capturó tan bellamente en su película.